GRACIAS

GRACIAS
A todos los que visitan Mi Rincón, me dejáis vuestros comentarios: ¡¡Gracias!!. No suelo contestar a vuestros comentarios en las entradas, así que quede aquí mi gratitud.

domingo, 12 de enero de 2014

Epístola III

Estimada Sor Lucía:

Esperamos que al recibo de ésta se encuentre bien de salud. Nosotros bien, Gracias a Dios.

Madre, hemos recibido su carta en la que me informa de la muerte de mi tía Dolores. Hace tres años que no nos escribíamos. En su última carta me contaba que se encontraba bien, nunca pensé que su fin estuviera tan cerca.

Ahora mismo no sé siquiera qué puedo decir. ¿Cómo podré perdonarme el olvido? En mi familia han pasado cosas graves en estos últimos tres años y por ello, quizá, aunque suena a excusa imperdonable, dejé de asistir a mi tía, aunque fuera con las cartas, de visitas ya ni hablemos.

A veces la vida te va guiando sin tan siquiera ser tú dueño de tus propios pasos. Nos ha pasado un poco eso, Madre, nos hemos ido dejando guiar y hemos ido dejando atrás cuestiones importantes. Lo siento, lo siento de veras.

Ahora vienen a mi cabeza recuerdos infantiles de mi tía. La tenía idealizada de pequeña, tan guapa, tan verdes sus ojos, tan limpia su sonrisa, tanta bondad en su corazón. 

Y como la abandonamos, ya sé Madre que vosotras la habéis cuidado como si fueráis de su familia, pero nosotros la abandonamos, así de cruel se me presenta ahora.

Lo siento tanto Madre, si pudiéramos volver atrás ¿verdad? pero eso es imposible. 

Sólo decirle que nos haremos cargo de todos los gastos del sepelio, y que me alegro de que hayáis podido enterrarla junto a su hermana, a la que tanto quería.

No puedo decirle nada más, Madre, que lo siento mucho y que llevaré este pesar mientras viva.



Epístola I

Epístola II

18 comentarios:

Genín dijo...

Ya ves, siempre es igual, "El muerto al hoyo y el vivo al bollo".
Besos y salud

TORO SALVAJE dijo...

No hay que volver atrás.
Jamás.
Siempre duele.

Olvidar es la clave.

Besos.

Máximo Cano dijo...

Pero... quien se apartó de quien? Fué la monja la que se apartó de la vida, para ingresar en una comuna. Quien abandonó a quien?
Una acrta que hace pensar en un buen argumento para un relato posterior.
Besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Una carta preciosa y llena de dolorosas verdades. Me ha gustado mucho. Las cartas me encantan.
Besicos muchos.

ulises dijo...

Me viene a la mente la película de Almodovar "Volver".

Tracy dijo...

Me gusta la literatura epistolar.

Antonio Misas dijo...

Así es la vida,si, por algo será. Se llega a idealizar al que se ha largado pero nunca es del todo real. Por alguna razón, cuando estaba aquí no necesitábamos estar a su lado, no necesitaba estar a nuestro lado. Caridad necesaria, la que necesitaba,la de las madres monjas para estar más cerca de Dios. ¿Quién sabe?
Una carta muy bonita, Nieves.

Besos

MAGAH dijo...

Me gustan las cartas, escribirlas y leerlas, las que recibo (ahora en formato de mail) y las que son para otros como en este caso.
Sentidas palabras.

Un gusto encontrar tu blog.

impersonem dijo...

Es bonito el género epistolar, y tú lo desarrollas muy bien.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En efecto, volver atrás es imposible.
Me gusta el tono de estas cartas.
Besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Nieves, te copio y pego lo que te digo en mi blog, contestando a tu pregunta.
Sí Nieves, estás en lo cierto. Son propuestas para participar en los microsrrelatos de "Escuela de Escritores" y la Cadena Ser en el programa "La Ventana". Los miercoles de cada semana sobre las cinco y media de la tarde puedes escuchar. Entre los recibidos escogen tres y de esos tres, uno gana que pasan a la final de la última semana del mes y del final de su micro, escogen una frase, para comenzar los concurssantes, pero mejor te busco el enlace y lees todo por si te interesa y la forma de concursar, es:
http://escueladeescritores.com/concurso-cadena-ser/, espero que te animes, es divertido y a mí me sirve para aprender y conocer a muchas personas con las mismas aficiones.
Besicos muchos.

Idolidia Glez dijo...

Un blog muy interesante. Saludos!

Larisa dijo...

Leo y estoy. Volver mola.

Moitos biquiños.

Amora Amora dijo...

Gusto en visitarte.
Un abrazo,
Yeli

Nómada planetario dijo...

Me suena a las cartas que me hacía escribir mi abuelo, en sus años finales, cuando la vista ya no le acompañaba.
El problema de cuidar a familiares enfermos es un hueso duro de roer.
Saludos.

María dijo...

Me gusta tu carta, pero no se puede volver atrás.

Un beso.

Javier Martin Alvarado dijo...

cuidados y descuidos... inseparables... nada es perfecto.

amelche dijo...

¡Ufff, tremendo! Pero real como la vida misma. Somos unos ingratos con los que más nos quieren.