GRACIAS

GRACIAS
A todos los que visitan Mi Rincón, me dejáis vuestros comentarios: ¡¡Gracias!!. No suelo contestar a vuestros comentarios en las entradas, así que quede aquí mi gratitud.

viernes, 9 de abril de 2010

Calores

Por suerte vivían cerca del mar. En un pueblo antaño de pescadores, y ahora sobreviviendo gracias al turismo.

Ella llevaba ya años con esa historia. De repente le faltaba el aire, empezaba a sudar incomprensiblemente, fuera la época del año que fuera. Se asfixiaba, sudaba y ya no podía estar en la casa ni menos aún  en la cama.

Tenía que salir a la playa, a respirar aire libre, a que la brisa marina le frotara la cara. Se desabrochaba y se desesperaba por aquel maldito calor.Muchas veces todavía no había amanecido, pero daba igual la hora, había que salir a respirar.

Él la acompañaba siempre. Se abrigaba bien en invierno, para quitarse el frío que a ella le faltaba.

Y resignado pensaba que aquello debían ser gajes del oficio.

26 comentarios:

Juanjo dijo...

A veces es necesario respirar aire puroy fresco porque si no puedes llegar a quemarte.Besos

Mar dijo...

uisss eso suena a menopausea jajajaja

Feliz fin de semana guapa!!!

Besitossssss

Alerion Finigor dijo...

No había visto las fotos que habías subido antes, están hermosas :)

Saludos :)

Antonio Misas dijo...

Hola Nieves!
Esto es una mezcla de globalización y, menopausia (como dice Mar).
Esta historia tiene mucho amor, comprensión, entrega y resignación.
"Por suerte vivían cerca del mar"...
Los escenarios cambian por la necesidad general y en bien de la comunidad, que diría un político... pero... "ella se axfisia" él "se resigna" a ella y a la situación, ella más sensible tiene sintomas físicos...

Es una estupenda historia.

Besos

Gata Negra dijo...

No entiendo el fin del mensaje, pero si me ha parecido que está relatado con mucho sentimiento. Al final me ha parecido lo que a Mar y es por experiencia propia :)

Te dejo un besito y espero que estés bien.

Buen finde :)

*Me* dijo...

Coñe! también yo hoy he arrimado el mar a mi blog!! jajaja...debemos estar conectadas por algún hilo cósmico, Nieves! ;))

Y es que cerca del mar se hace tan fácil abrirse de alas....

Besotes!

MucipA dijo...

Muy hermosa la historia, tierna y llena de comprensión.
Un saludo

El Desbrozador de Fantasía dijo...

Hola Nieves, creo que acabas de transmitirnos una parte importante de lo que es el amor....

Un beso metido en vaina...

Mirada dijo...

Me gusta el poso que deja este texto de hermosa ternura. Es bello como lo cuentas.
:-)

La risa une, abre un caminito hasta el corazón.
He estado leyéndote algunas cosas,seguiré haciéndolo porque me gusta tu caminar, mucho, una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida hasta el momento fue caminar desde Roscenvalles hasta Santiago. Se entiende todo lo que se aprende caminando.

Un abrazo cargadito de besos

José Manuel Beltrán dijo...

Precioso. Sensaciones íntimas, llevadas siempre en un silencio impropio de una de las mayores revoluciones del cuerpo.

Y gracias, por hacernos compartir el final.
Un beso, ciudadana

Ignacio Bermejo dijo...

Yo vivo cerca del mar, en uno de esos pueblos que ataño... y ahora buscan sobrevivir a base del turismo. Me ha parecido un bonita manera de contar una historia, pero parece que el no la queria demasiado... De quererla daria gracias por tenerla, aun con esas manias y esas calores raras. ¿No?

(Perdona que no acentue las palabras. El ordinador no me deja)

Jauroles dijo...

Que bonito es poder respirar en compañía...
Saludos.

Gabiprog dijo...

Resignación... Pero si va condimentada de complicidad sabe mejor!

cabopá dijo...

Nieves,has hecho un microrelato magnifico y desprende una ternura increible...Todo lo que dices es verdad y las mujeres sabemos lo que eso es..y sí además está cerca el mar, la ternura y la comprensión mejor, que, mejor....
Besicos amiga desde los calores del blog...

manuespada dijo...

¡Quién viviera cerca del mar! Quizá cuando me jubile, dentro de unos añitos.

Margarita dijo...

Nieves, a mí también me pareció esas molestias de la menupausia, pero sufrirla durante años, uff. Lo bueno es que tiene con quien compartir esos malos momentos, un compañero que se abriga para acompañarla; eso es amor.

Estupendo eso de vivir cerca del mar, y en un pueblo de pescadores; me encantan. Ojalá el turismo sea equilibrado, para dar trabajo, pero que no acabe con la fisonomía de esos preciosos pueblos.

Un abrazo grande,

Margarita

Álvaro Dorian Grey dijo...

En la pareja es la mejor filosofía, pero con todo, uno se asfixia y el otro le acompaña, respiara con la pareja. Me gusta, esa es por lo menos mi interpretación
saludos y salud

Nieves dijo...

Hola corazones!!! Qué alegría me da de que hayáis captado lo que quise que captaséis. Una demostración de amor, efectivamente. Realmente las calores, como decimos en mi tierra.. aquí calor es femenino.. no es exactamente por la menopausia, que pudiera haber sido, pero en realidad me refería a la ansiedad, maldita enfermedad de tantos. Un beso enorme a todos y muchísimas gracias por vuestras opiniones. Salud.

Julio Fidel dijo...

¿Quién podía llegar a sospechar que la historia de Gaizka y Nerea iba a transcurrir por estos derroteros?
Pero, en fín, el circulo del fuego es así: primero la chispa del encuentro, después el fuego arrollador del mediodía y, por fín, el rescoldo del amor permanente...de la calor que no cesa...

Recibe un frío beso norteño... tal vez ayude...
Julio

Felipe dijo...

Eso es amor. Acompañar a la persona que tienes a tu lado con el frio de la desdicha o el calor de la desgana, hasta que el mar los lleve lejos de la playa.

Un saludo

Carlos dijo...

Yo, tengo suerte vivo cequita del mar en el mediterraneo, y tb tengo suerte de leerte de embadurnarme los ojos con esa forma, tan linda tuya de hablar de amor, de hablar de aire respirado y compartido. Un beso

salvadorpliego dijo...

Muy, muy original. Me encantó y te lo aplaudo.
Bravo!!!!

Un fuerte abrazo.

Nieves dijo...

Ay Fidel, Fidel, quien los ha visto y quien los ve. Un beso cielo.

Nieves dijo...

Así es Felipe AMOR. Un beso.
Carlos, espero que no te importe que te llame ojitos, pero es lo que me sale, gracias por tus palabras. Otro beso.
Salvador, Maestro, muchísimas gracias. Estoy rendida a sus pies ahorita mismo. Besos.
P.D. que me cuesta mucho esto de contestar, de verdad, así que no os acostumbréis, jajajaja. Pero bueno, sois tan encantadores que bien merece un esfuercito. Salud.

impersonem dijo...

Ella y él, él y ella, unidos en el amor para lo bueno y para lo malo...

Besos.

Enric Pérez dijo...

A mí eso me suena a ansias de escapar,......pero claro, con él pegado a todas partes, con frío y con calor......cualquiera se larga.